Temas: Artículos:
Dios es el mismo ANTES, AHORA y SIEMPRE - diosporpuertorico.org

Dios es el mismo ANTES, AHORA y SIEMPRE

Por: Luis A. Zapata Cancel

Publicado: 2014-10-19

Visto 5378 veces

DiosPorPuertoRico.org
Dios es el mismo ANTES, AHORA y SIEMPRE
 
Hermanos amados, les hablo con todo el corazón desde la Palabra de Dios:
  • "Y esto pido en oración: que vuestro amor abunde aún más y más en CONOCIMIENTO VERDADERO y en todo DISCERNIMIENTO, a fin de que ESCOJÁIS LO MEJOR, para que seáis PUROS E IRREPRENSIBLES para el día de Cristo; ..." (Filipenses 1, 9-11)
Todos sabemos que Dios NO vino a condenarnos, sino a salvarnos:
  • "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El." (Juan 3, 16-17)
Pero la Salvación que se nos ha dado era acompañada por estas palabras:
  • "Dijo (Juan el Bautista): Yo soy la voz del que clama en el desierto: ENDEREZAD el camino del Señor, como dijo Isaías profeta." (Juan 1, 23) (Isaías 40, 3)
Y ese mensaje era repetido una y otra vez, inclusive desde los mismo labios de Jesús:
  • "... y diciendo (Jesús): El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado; ARREPENTÍOS y creed en el evangelio." (Marcos 1, 15)
Porque la verdad es, que Dios ama la justicia y ABORRECE la maldad:
  • “Porque el Señor es JUSTO, y ama la justicia.” (Salmo 11,7) “Oh Dios, has amado la justicia y ABORRECIDO la maldad.” (Salmo 45,7)
Y aunque puede sonar fuerte, no son mis palabra sino las del Evangelio:
  • “El rostro del Señor está contra aquellos que HACEN EL MAL.” (1 Pedro 3, 12)
Porque la salvación es para TODOS; pero NO TODOS los caminos nos llevan a la salvación y MUCHOS son los que se PIERDEN:
  • "Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y SON MUCHOS LOS QUE ENTRAN POR ELLA." (Mateo 7, 13)
Y el mundo nos dice que somos salvos simplemente porque ya Cristo murió por nosotros, cuando la verdad es que las Escrituras nos dice:
  • "... OCÚPENSE de su salvación con temor y temblor." (Filipenses 2, 12)
  • "Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les contestaré: NUNCA LOS CONOCÍ; apartaos de mí, OBRADORES DE MALDAD." (Mateo 7, 22-23)
Por eso, no debemos confiarnos de la misericordia de Dios cuando acumulemos pecados:
  • "No digas: «¡La misericordia del Señor es grande, perdonará mis pecados por numerosos que sean!» Porque en él se encuentran MISERICORDIA y REPROBACIÓN; su cólera se deja caer sobre los PECADORES." (Sirácides 5-6)
Sin embargo, el perdón y la salvación de Dios está al alcance de TODOS y es para TODOS, porque la llave de la MISERICORDIA Dios es el ARREPENTIMIENTO:
  • "Los sacrificios de Dios son el espíritu CONTRITO (arrepentido); al corazón CONTRITO y HUMILLADO, oh Dios, no despreciarás." (Salmo 51, 17)
  • "No tardes en volver al Señor, no lo postergues cada día más, no sea que llegue el día del ajuste de cuentas; se encenderá de repente la cólera del Señor y tú perecerás." (Sirácides 5, 7)
Pero, ¿de que nos vamos a arrepentir si TODO se nos presenta como bueno? Sobre la HOMOSEXUALIDAD, los mandatos del Señor son claros:
  • "No te acostarás con un hombre como se hace con una mujer: esto es una cosa ABOMINABLE." (Levítico 18, 22)
  • "Si un hombre se acuesta con un varón, como se acuesta con una mujer, AMBOS HAN COMETIDO UNA INFAMIA; los dos MORIRÁN y serán RESPONSABLES de su MUERTE." (Levítico 20, 13)
  • "Los hombres, asimismo, dejan la relación natural con la mujer y se apasionan los unos por los otros; practican torpezas varones con varones, y así reciben en su propia persona el CASTIGO MERECIDO por su ABERRACIÓN." (Romanos 1, 27)
  • "¿No saben acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No se engañen: ni los que tienen relaciones sexuales prohibidas, ni los que adoran a los ídolos, ni los adúlteros, ni los HOMOSEXUALES y los comodones, ni los ladrones, ni los que no tienen nunca bastante, ni los borrachos, ni los chismosos, ni los que se aprovechan de los demás heredarán el Reino de Dios." (1 Corintios 6, 9-10)
Pero algunos dicen que tenemos que ajustar el Evangelio a nuestros tiempos, cuando la verdad es que lo que antes era abominación para Dios, ahora lo sigue siendo:
  • "Jesucristo es el mismo AYER, HOY y SIEMPRE." (Hebreos 13, 8)
Por eso no debemos quitarle ni añadirle nada a la Palabra de Dios. Debemos llevar el Evangelio completo e integro; junto con toda la verdad, NO PARA JUZGAR A NADIE, sino para sembrar la semilla que dará vida; semilla que la hará germinar el mismo Espíritu Santo, no nosotros.
  • "Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para ENSEÑAR, para REPRENDER, para CORREGIR, para INSTRUIR en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra." (2 Timoteo 3, 16-17)
  • "Yo, por mi parte, advierto a todo el que escuche las palabras proféticas de este libro: «Si alguno se atreve a añadir algo, Dios echará sobre él todas las plagas descritas en este libro. Y si alguno quita algo a las palabras de este libro profético, Dios le quitará su parte en el árbol de la vida y en la Ciudad Santa descritos en este libro.»" (Apocalipsis 18-19)
Y algunos me dirán que ese texto sólo se refiere al Apocalipsis. Pues de ser así, en el Apocalipsis también dice:
  • "Que el PECADOR siga pecando y el manchado siga ensuciándose, que el BUENO siga practicando el bien y el santo creciendo en santidad. Voy a llegar pronto, y llevo conmigo EL SALARIO PARA DAR A CADA UNO CONFORME A SU TRABAJO. Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Ultimo, el Principio y el Fin. FELICES LOS QUE LAVAN SUS ROPAS, porque ASÍ TENDRÁN ACCESO AL ÁRBOL DE LA VIDA y se les abrirán las puertas de la ciudad. Fuera los perros, los hechiceros, los impuros, los asesinos, los idólatras y todos los que aman y practican la MENTIRA." (Apocalipsis 11, 15)
  • "El pecado paga un salario, y es la muerte. La vida eterna, en cambio, es el don de Dios en Cristo Jesús, nuestro Señor." (Romanos 6, 23)
Hermanos, DENUNCIAR EL MAL no es juzgar al hermano, ni marginarlo, ni rechazarlo, como muchos insisten. Es simplemente un acto de amor, como el amor de un padre que corrige a su hijo.
  • "Hijo mío, no rechaces la disciplina del SEÑOR ni aborrezcas su reprensión, porque el SEÑOR a quien ama reprende, como un padre al hijo en quien se deleita." (Proverbios 3, 11-12)
TODOS tenemos la salvación al alcance de nuestras manos, TODOS, sin excepción de persona. Sólo debemos darnos cuenta de nuestro pecado, rechazarlo con todo el corazón, y volver a los brazos del Padre. Ahí esta la alegría del Señor.
  • "Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y ante ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo. Pero el padre dijo a sus siervos: Pronto; traed la mejor ropa y vestidlo, y poned un anillo en su mano y sandalias en los pies; y traed el becerro engordado, matad lo, y comamos y regocijémonos; porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado. Y Comenzaron a regocijarse." (Lucas 15, 21-24)
Hermanos, Dios nunca nos rechaza. NUNCA, sin importar nuestro pecado ni nuestra condición de vida. Dios siempre nos ama y desea que seamos salvos, pero la salvación no es una vacuna ni tampoco una moneda; La Salvación se alcanza por un acto libre y voluntario de amor, donde escogemos a Jesús y decidimos INTENTAR vivir en su Palabra y no en las palabras del mundo, donde por agradecimiento a Dios por su sacrificio en la Cruz, nosotros le entregamos nuestras vidas y hacemos un ESFUERZO de agradarle, aun cuando pecamos todos los días, pero intentando cada día agradar a Dios en todo, POCO A POCO, con la ayuda del Espíritu Santo, quien nos libera, a su tiempo, de todo aquello que nos ata al mundo y al pecado. En Jesús hay sanación. En Jesús hay liberación. En Jesús hay vida y felicidad plena.
 
Hermanos, les hablo con el corazón en la mano: No es del agrado de Dios que justifiquemos el pecado. Como dice la Escritura: "Digan sí cuando es sí, y no cuando es no; cualquier otra cosa que se le añada, viene del demonio." (Mateo 5, 37) No debemos desear agradar a todos. Mejor hagamos lo que Dios espera de nosotros, preocupándonos por agradar a Dios primero y no al mundo; aunque nuestro prójimo crea que lo estamos rechazando o juzgando, si decidimos agradar a Dios, estaremos haciendo un verdadero bien a los demás, aunque nuestro prójimo se moleste con nosotros y nos acuse de mil formas.
 
Hermanos, no debemos promover el pecado que desagrada a Dios. No debemos tolerar el Mal. Mejor acojamos a nuestros hermanos, sin importar sus faltas, ya sean homosexuales, adivinos, alcohólicos, adúlteros, lujuriosos, asesinos, mentirosos... porque tú y yo, TODOS somos pecadores y TODOS tenemos una debilidad que nos inclina hacia el pecado. Pero como dice el Papa Francisco: "La Iglesia es un hospital de pecadores." Ciertamente es un hospital, cuando entra un hermano enfermo, y posteriormente sale un hermano sanado. Ciertamente es un hospital, cuando entra un hermano pecando, lleno de rencores, deprimido, sin ilusiones y casi sin vida espiritual, y posteriormente sale un hermano que es capaz de amar y perdonar, y se siente motivado para vivir y agradar a Dios, amén! Porque si un hermano entra al hospital de pecadores, y allí se le aplaude su pecado, y luego sale contento y listo para seguir pecando, entonces NO ES un hospital de pecadores. ¿Entonces, que será?
 
Hermanos amados, todo lo que les digo y lo que hacemos es por las almas; las almas que Dios quiere salvar. Almas como la tuya y la mía, comenzando conmigo que soy un indigno pecador. Nuestro deseo no es tener la razón, ni traer rivalidades, ni discordias. Es sólo por amor. Amor profundo a un Dios que hemos conocido, que se ha revelado, que es REAL y que se muere por salvarnos a TODOS, sin distinción de persona. Un Dios que es Papá, y que desea darnos su amor, y que como hijos desea que nos dejemos aconsejar por Él. Un Dios que está VIVO, y que está exactamente al lado tuyo ahora mismo, listo para hablarle a tu corazón. Sólo espera que le abramos nuestros oídos espirituales para que podamos escucharlo. Sus primeras palabras serán hermosas y sólo te hablará de su amor por ti, como un poema de un enamorado; porque nos amó hasta el extremo. Luego, te hablará y te instruirá en sus caminos, y te dirá cosas muchas veces distintas a las que queremos escuchar, pero así son los padres que aman a sus hijos. Dios es Papá, y hará exactamente como nuestros padres, sólo que Él lo hará perfecto, sin errores, aunque lo que nos diga pueda parecernos fuerte, lo hará con mucho amor y ternura. Muchos no lo podrán entender, pero es sólo por amor. Amor a un Dios Vivo que como consecuencia se convierte en amor por los demás. Quienes verdaderamente nos conocen saben que lo que les digo es cierto, y nuestro obrar da testimonio de la acogida con que hemos recibido y acompañado a nuestros hermanos, sin importar su condición humana. 
  • "A los que se ARREPIENTEN les concede que vuelvan, anima a los que se descorazonaron. Conviértete al Señor y RENUNCIA AL PECADO, rézale y DISMINUYE TUS OFENSAS. Vuélvete al Altísimo y APÁRTATE DE LA INJUSTICIA, ten HORROR de lo que es ABOMINABLE. ¿Quién alabará al Altísimo en la morada de los muertos? Son los vivos los que le dan la alabanza. El muerto no puede alabar, es como si no existiera; es el vivo, el que está sano, el que alaba al Señor. ¡QUÉ GRANDE ES LA MISERICORDIA DEL SEÑOR, Y SU PERDÓN PARA LOS QUE SE CONVIERTEN A ÉL!" (Eclesiástico 17, 24-29)
Y si alguien se ha sentido ofendido por algo que hayamos dicho o hecho, les ofrezco mis más sinceras disculpas. Nuestra intención nunca ha sido ofender. Más aun, nuestro deseo es ayudar al Señor a rescatar almas, porque Dios es el Único que salva.
 
Por nuestra parte, aunque un poco apaleados, seguimos gozosos, confiando en un Dios siempre fiel y justo, el mismo en quien ponemos toda nuestra confianza. 
  • "Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos." (Mateo 5, 10)
Te amo Señor, amo tu Verdad y aunque mi debilidad humana me lleva a pecar todos los días, vivo con profundo anhelo de poder agradarte, de servirte y de cumplir tus mandamientos. Ayúdame Señor pues soy un pecador. Gracias Señor, porque donde abundó mi pecado, sobreabundo tu misericordia. Te suplico Señor que esa misma misericordia inmerecida que has tenido conmigo, sea derramada sobre toda la humanidad; todos hijos tuyos, especialmente por los que no te conocen, por los que te detestan, y por los que hacen el mal creyendo que hacen el bien. Recibe Padre esta oración que te presentamos de las preciosas manos de Mamita María, la Santísima Virgen Madre de Dios y Madre nuestra. Todo te lo pido Padre en el poderoso nombre de Jesucristo nuestro Señor, amén.
 
¡Que el Señor y la Santísima Virgen María les bendiga hoy y siempre!
 
¡Toda gloria a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, amén!
 
Luis A. Zapata Cancel
Ministerio Dios por Puerto Rico
www.DiosPorPuertoRico.org
www.Facebook.com/DiosPorPuertoRico
 
2014-10-19


Cuando la TIRANÍA de la MENTIRA se convierte en LEY

Publicado: 2015-06-27

Visto 29308 veces

Gobierno Intenta Secuestrar la Iglesia

Publicado: 2015-05-23

Visto 1949 veces

El “amor” que CONDENA las almas

Publicado: 2015-03-25

Visto 2842 veces

¿Apoyas la “idolología de género”?

Publicado: 2015-02-16

Visto 2445 veces

Dios es el mismo ANTES, AHORA y SIEMPRE

Publicado: 2014-10-19

Visto 5378 veces

Todo se puede en el nombre del “amor”

Publicado: 2014-09-27

Visto 2027 veces

Ama, Vive, Ora, Anuncia y Denuncia

Publicado: 2014-07-19

Visto 3653 veces

© Copyright 2017 diosporpuertorico.org - All rights reserved Visitante #89449 info@diosporpuertorico.org
powered by www.TuCorreoPersonalizado.com © Copyright 2017 - All rights reserved